Bienvenido

Bienvenido! Participa y comparte esas dudas fantásticas que pasan por tu cabeza.

viernes, 18 de marzo de 2011

COMPAÑIA INVISIBLE

Así que me senté allí mismo donde estaba, bastante incómoda, por cierto y decidí esperar a que se disipara la niebla. Debí quedarme adormecida porque me sobresalté al oir unas voces allá abajo.
  • ¡No seas cabrón! ¡Tenemos que ir de la mano pero sin mariconadas!
  • (carcajada) ¡Es que no veo nada!
Me pareció que sólo iban dos hombres y por la voz y el cachondeo, me dió la impresión de que eran jóvenes. Grité para llamarles la atención
  • ¡Eeeeh! ¡Allá abajo! -voceaba yo
  • ¡¿Hay alguien arriba!? -me respondían
  • Siiiii! ¡estoy en las rocas! ¿Tenéis algo de visibilidad?!
  • ¡Nooo! Nada absolutamente. ¡Ey! ¡Me están agarrando de las piernas! - Oí que decía uno de ellos.
  • ¡A mi también! Es algo que se enreda. ¡Vamos hacia las rocas!
  • ¿Que rocas?
  • Hacia la voz de la mujer.
Reconozco que me alarmé al oir lo de las piernas, desde luego dónde yo estaba no me molestaba nada raro, ni siquiera se oía un susurro. Tal vez en las rocas no se moviera ningún bicho viviente. Dije que no se oían susurros, pero eso era antes de que llegarán aquel par de muchachos. Podías saber dónde estaban en cada momento por el ruido que iban armando, al moverse, al empujarse, al resbalarse, al ayudarse, al respirar... vamos que los chicos podían ser de todo menos silenciosos. Desde luego eran valientes, trepando sin ver, por aquellas piedras mojadas... o un poco locos.


Ya hacía bastante rato que habían dejado de hablar, pero todavía oía sus movimientos al trepar, cada vez más cerca de dónde yo estaba, aunque un poco desviados hacia la izquierda.
  • ¿Cómo vais? -les pregunté
  • Más o menos, esto resbala como un demonio.
  • ¿Hay algo allá arriba?
  • Pues hace una hora más o menos había una cueva -les informé- pero ya no se si sigue allí.
  • Je je. ¿Estaba muy lejos?
  • No creo. Pero yo ya no he podido seguir subiendo. Ni bajando, vaya -continué
  • ¿Sabrías llegar si te ayudamos? -se interesaron
  • Creo que sí. Hay que ir en línea recta desde dónde yo estoy. Estaba cerca.


    Por los sonidos me dí cuenta de que corregían el rumbo y se acercaban adonde estaba yo. Esperaba verlos cuando estuvieran a unos metros, pero me dí un susto de muerte cuando una mano me agarró la bota y dejé escapar un grito.
  • ¡Que somos nosotros, mujer! -decía el de la mano, que ya estaba de pie a mi lado.
  • Es que no os veo -alargué el brazo y lo toqué en el pecho. Sólo estaba a 40 o 50 cms., pero yo no lo veía. Esa niebla se podía cortar con un cuchillo, o una motosierra ya puestos.


miércoles, 16 de marzo de 2011

CEGUERA BLANCA

Hacía varias horas que caminaba. Había empezado antes de salir el sol, cuando el brillo de la luna convertía en plata la vegetación de la senda, después, el impacto del sol predecía un día duro, tal vez pasaría sed, pensé. Inesperadamente el color del cielo cambió a un blanco lechoso, el sol desapareció y también el calor, lo que alivió el esfuerzo pues en esos momentos trepaba por las rocas hacia una cueva que aparecía semiescondida bajo la cresta del pico. En otro tiempo me habría conformado con verla al pasar, pero mi recién estrenada libertad me empujaba a explorar y hoy no había nadie que me dijera lo que tenía que hacer.





Poco a poco la niebla iba envolviendo todo el paisaje. Las rocas se volvían resbaladizas y las botas ya no se agarraban a la piedra, dudé en abandonar la aventura pero al mirar hacia abajo ¡No vi nada! La niebla ocultaba todo lo que tenía alrededor, apenas podía verme los pies. Miré hacia hacia arriba y la visión no fue alentadora, allá no había nada tampoco, ni rocas, ni cueva, ni cresta, ni pico, ni nada de nada. Me había quedado totalmente aislada en un limbo de blancura infinita, sin poder moverme hacia ningún lado. Miré el gps pero la pantalla estaba empañada y no me ayudaba mucho, además cada movimiento era un resbalón. Puf! El asunto estaba bien j...


viernes, 29 de octubre de 2010

UNIVERSOS PARALELOS - La ecuación Dante

Como tengo por costumbre devorar libros sin saborearlos, muchas veces recuerdo argumentos de novelas leídas hace tiempo olvidando el autor (siempre) e incluso el título (muchas veces).

Este ha sido el caso de una novela que leí hace tiempo sobre universos paralelos. El libro empezaba con investigaciones científicas sobre ecuaciones y frecuencias que alteraban la realidad, proseguía con descubrimientos sobre la cábala y el código de la Torá y terminaba en unas realidades fantásticas en universos paralelos, que a mí me pareció genial. (Recordad que siempre prefiero la fantasía pura a aquello que se aproxima a la realidad) Aunque reconozco que aquellos que tengan los pies sobre la tierra les parecerá una vuelta de tuerca excesiva. No es mi caso, a mi me encantó.


El libro en cuestión es “La Ecuación Dante” de Jane Jensen. En serio, no es el típico libro de misterio sobre personajes bíblicos con historias inventadas, antiguas sectas que sobreviven dos mil años o hechos entre “semi-históricos” y fantásticos. Es un argumento totalmente original para leerlo sin prejuicios y con ganas de entretenerse (sin ambiciones de aprender nada, por Dios.)

¡Que se lo lea alguien!

(Aviso, tiene bastantes páginas)

A todo esto yo quería hacer un tema sobre universos paralelos y se me ha ido el asunto a la novela. Pero pienso retomar el tema, no os preocupéis.

sábado, 9 de octubre de 2010

INMORTALIDAD. CUANDO LA ESENCIA MORTAL ESTA FUERA DEL CUERPO


Suena un poco raro el título, pero hay que acostumbrarse porque la mayoría serán así.


El tema de hoy se refiere a cuando una persona, por medio de maleficios, invocaciones, tratos con personajes malignos consigue la inmortalidad (o la eterna juventud) alejando de su cuerpo ... bueno, a veces  el corazón, otras el alma, da igual, yo lo he llamado la esencia mortal.


Tenemos muchos ejemplos en las novelas por supuesto, pero también en el cine y hasta en los dibujos manga. Por ello pienso que esta fantasía (o no?) se ha extendido desde tiempos inmemoriables en distintas culturas y en lugares dispares.

Ahí van algunos ejemplos (prueba a poner alguno más)
- Película "El cofre del hombre muerto" de la saga "Los Piratas del Caribe". El capitan del "Holandés errante" Davy Jones mantiene su inmortalidad mientras su corazón, escondido en un cofre cerrado con llave, no sea apuñalado.
Hakudoshy (El corazón de Naraku)
- Relato "El retrato de Dorian Gray". Dónde es el retrato el que envejece y refleja el paso del tiempo y los abusos de su dueño, mientras éste se mantiene joven y bello. (este mismo argumento también se ha visto en antiguos relatos con espejos)
- Manga "Inuyasha". El semidemonio Naraku consigue alejar su corazón del cuerpo alojándolo en un bebe maligno creado por él mismo y tan poderoso como él. Nadie consigue acabar con Naraku mientras el bebe (luego un niño) vaya por ahí haciendo de las suyas (y vivo, claro)
- Saga "Cronicas de Thomas Covenant, el incredulo". Uno de los personajes retiene su esencia mortal en un bebe (que de bebé no tiene nada) al que lleva siempre encima. También para derrotarlo deben acabar primero con esa demoníaca criatura.


Pues eso, que no es tema nuevo y está bastante trillado en literatura y cine (y animación, ya puestos).


¿y tú, que opinas?